Site Overlay

Exp. Pompeyo D.T.

El pintor naif o primitivista más reconocido de la ciudad de San Juan de Pasto es, sin lugar a dudas, el Maestro Pompeyo de Jesús Delgado Torres, quien nació el 30 de enero de 1937, empezó sus estudios en la concentración escolar de Miraflores y se egresó como bachiller académico del colegio Javeriano. En 1957 la Escuela de Pintura de la Universidad de Nariño le confiere el título de Profesor de Dibujo y Pintura. Se dedica a la producción artística siendo esta, su actividad económica de subsistencia aunque con muchas dificultades dadas la condiciones del mercado del arte en Pasto, razón por la cual se obliga a ejercer diferentes oficios, entre los cuales a trabajar como mesero del Restaurante La Cabaña, espacio decorado con algunas de sus creaciones y lugar donde, en 1971, conoce al promotor cultural de origen francés Claude Toulliou, y quien, motivado por la obra del maestro Pompeyo, busca generarle espacios de difusión y circulación a sus pinturas, logrando su acercamiento a la Casa de la Cultura de Nariño a través de su director, el Señor Camilo Orbes Moreno, que además, le permite instalar en el primer piso de la casa el taller de formación en dibujo y pintura, que luego se convertiría en la Escuela de Arte Agustín Agualongo. De esta manera, el maestro Pompeyo sale del anonimato y se convierte en un referente del arte de la ciudad y en un docente dedicado a la formación de jóvenes y adultos, a quienes instruyó con su estilo propio y disciplinado por lo que siempre se le reconoció. Es necesario señalar que el caso del maestro Pompeyo es bastante especial, y si se quiere, particular. Por su formación en la Escuela de Pintura de la Universidad de Nariño, podría decirse que no es un pintor naif o primitivista, pero si es de señalar que su estilo se debe, mejor, a una decisión valiente, de desprendimiento de lo sabido y de reencuentro con lo esencial, lo genuino, lo propio y personal.

Su quehacer artístico es puramente natural, inocente, retraído a lo popular, fue un testigo consiente de la ciudad y sus costumbres, de la Plaza de Nariño y los carritos de chupones entre el tumulto de gente que pasa con afán mientras otros leen el periódico en las bancas, no se le escapaba nada, ni los guaguas viringos y temblando de frío en el patio de la casa mientras la mamita los baña con taza y agua fría; los juegos de cartas, las cosechas de trigo, el Galeras imponente, el tráfico de carros, carretas de caballos cargadas con miles de cosas, procesiones religiosas presididas por militares y la banda de música. Pompeyo, a través de su primitivismo, demostró que el arte es mejor cuando es sincero, sin pretensiones, lleno de alegría e inocencia. Que es mejor cuando le permite al espectador reencontrarse con su infancia, recordar viejas costumbres y rincones de la ciudad, de manera desprevenida y con cierto desparpajo, natural. Porque en esta vida “¡no se gana pero se goza!”.

Álvaro José Gomezjurado Garzón

Director Ejecutivo Fundación Parynudillos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *